domingo, 15 de junio de 2008

A POR ÉLLOS

A POR ÉLLOS

Que había que ir a por éllos. Sería de las últimas cosas que dijo ese camionero de 51 años que al día siguiente perdió su vida intentando ir a por éllos, intentando con su cuerpo parar a una furgoneta previo apedreamiento de la misma. A por éllos es lo que debió pensar y ejecutar ese incendiario asesino que quemó un camión parado sabiendo que había alguien dentro. A por éllos debió gritar la muchedumbre cuando asaltaba un coche de bomberos que había acudido a sofocar un incendio en una localidad andaluza. A por éllos grita un marido cuando su mujer ingresa en la Residencia y piensa rajar al médico como no se la devuelva sana y salva, hecho ocurrido en Burgos. A por éllos se grita desde las gradas en un partido de fúrbo y se acompaña el griterío con varios oés.

Este es el país del “a por éllos”. Da igual quien esté delante, pues quien se ponga en el camino del que avanza será arrollado por la fuerza y las apisonadoras de las sinrazones movidas por los intereses económicos de unos pocos ambiciosos.

Qué lamentable la falta de civismo, y el exceso de cinismo, con que los camioneros han sido jaleados para sacar sus cabezas tractoras y remolques a las carreteras organizando, de forma perfecta, tapones en los accesos a las principales ciudades, sobre todo Madrid, para que se notase bien su presencia. Y vaya si se notó. Los ciudadanos hemos notado no solo su presencia, sino su falta de dignidad, de solidaridad (incluso entre éllos mismos), nos hemos dado perfecta cuenta de que se trata de gente alborotadora, peligrosa, de gente digna de ser retirada de la sociedad y aparcada, como sus camiones, donde no estorben a nadie, en sitios desde los que no puedan hacer daño alguno a los ciudadanos.

No se les agradece, para nada, su pretendida huelga, que ni es tal ni tal pudo ser, pero para nada. Lo único que se agradecería de ustedes sería su retirada de ese oficio y su pase al ferrocarril. A lo mejor conduciendo máquinas de tren pueden seguir con su vocación de transportistas sin hacer daño a nadie. Y perdonen que ni tan siquiera les salude. Facultad de Medicina.

7 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

A mí, estas cosas de España me dan mucho miedo.

BIPOLAR dijo...

Exactamente Manzacosas, ¿por qué ese interés retrógrado en desestructurar la red de transporte por ferrocarril?
Nuestros vecinos tiene una infraestructura establecida hace un montón de años, rápidos y con un servicio que cubre la demanda del consumir. Sin aislar.
No como en este santo país, donde se ha desmantelado la vía del tren supongo que para que los "inteligentes" que mencionabas antes lo sean cada vez más.

Merche Pallarés dijo...

¡Cuánta razón tienes, Manza! Como siempre... Desgraciadamente este país está lleno de gente zafia, egoista y maleducada (años de lavado de cerebros con los programas basura de la tele, la inefable COPE y el fanatismo futbolístico)--cocktail explosivo para los ignorantes. Besotes, M.

Ramón_Lozano dijo...

Pues no sé si fueron estos transportistas u otros los que hará unos 8 años cortaron medio Burgos montando barricadas de neumáticos ardiendo en todo el entorno de la Plaza del Rey, pero te aseguro que esos no eran para nada pacíficos, que me los crucé yendo al colegio por la mañana y lo primero que vi fue cómo tiraban entre 4 forzudos un contenedor al suelo. Un contenedor que, por cierto, no creo que les sirviera para nada esparramado por el suelo, pues era en una zona poco transitada.

Y estos actos vandálicos de estos días carecen de justificación alguna y son un buen ejemplo de lo que jamás debe ser una huelga.

un saludo, y a ver si este mensaje te llega que llevo varios que se pierden por ahí.

manzacosas dijo...

Hola a todos. PEDRO. Creo que no es un problema solo de nuestro país. Se trata de irracionalidades en colectivos que son muy fáciles de manejar (véanse los fascismos). Ahora mismo tenemos otro caso siimilar en Argentina, pero, ojo, que siempre hay intereses aconómicos de por medio.

BIPO. ¿Te extraña lo del ferrocarril? El tema viene de antiguo, de los años 40. Franco ordenó desmantelar los ferrocarriles y creó la Renfe porque los ferroviarios no se habían adherido a la rebelión militar. Y los pocos camiones que había se adjudicaron a personas adictas al régimen a los que se les dió una tarjeta de transportista (esta tarjeta sigue en la actualidad). La escasez de tarjetas y de camiones hizo sobrevalorar esa actividad y se creó un auténtico mercado negro de tarjetas de transporte. Vamos, lo de siempre. De ahí arrancó lo demás.

Pues sí, MERCHE, y oé, oé, oé...

RAMÓN. Son los mismos vándalos. No han cambiado en ocho años ni podrán cambiar ya nunca, pues la barbarie no tiene principio ni fin. Por cierto que lo de los incendios de camiones se está acentuando (San Antonio, Ibiza) y otros sitios.

No te extrañe lo de los comentarios. No es la primer avez que me ocurre, también con otros.

A todos un saludo

Euphorbia dijo...

Totalmente de acuerdo. Y de acuerdo también con Bipolar, es una vergüenza la dependencia que tenemos del transporte por carretera cuando el ferrocarril sería una gran ventaja tanto logística como ecológica.

manzacosas dijo...

Hola, EUPHORBIA. Luego, a la tarde, a ver si te visito. Creo que todos coincidimos en que el futuro del transporte está en el ferrocarril, abandonando la carretera, que no trae sino disgustos, accidentes y muertes. Un gobierno debiera plantear el tema a medio y largo plazo, y no es difícil hacerlo. Basta con crear puntos de recepción de mercancías en las distintas ciudades. Hoy mismo se están transportando montones de mercancías de puerto a puerto, sin tovcar las carreteras para nada. Creo que podremos llegar a verlo. Un saludo.