jueves, 5 de junio de 2008

CAPITANÍA

CAPITANÍA

La nostalgia se apodera de los románticos cuando se habla del destino de edificios que quedan sin utilidad por el paso del tiempo o por la renovación de estructuras administrativas. Es el caso de Capitanía, edificio levantado como cuartel al derribarse el de la Audiencia, en el solar del palacio de las cuatro torres. Hace años que no responde ni a su primitivo ni a su posterior uso, y empeñarse en que siga ocupado por militares es algo que ya no tiene sentido cuando puede ser útil para otros destinos, atendiendo las necesidades del pueblo, su propietario.

Hay varios posibles destinos para ese edificio. Como hospital no parece que pueda servir. Para oficinas municipales sí pudiera servir, puesto que los ya más de 1.500 funcios del Excmo. no caben en ningún sitio, y teniendo en cuenta que crecen más que las familias numerosas, ahí podrían meterse bastantes hasta la ocupación del siguiente edificio (incluso podrían montar una guardería para sus nenes). También se me ocurre que se podría ceder al obispo de los católicos para que le sirviese de almacén de estatuillas de las que andan perdidas por los pueblos y antes de que venga el nieto de Eric el belga a llevárselas. Tendríamos así la fusión moderna de los dos estamentos que a lo largo de nuestra historia han sido uña y carne. También podría servir para museo de pintores burgaleses, difuntos o vivos, por ejemplo el difunto Ciruelos o el vivo Ignacio, o el propio Luisito Sáez, por nombrar alguno, y que me perdonen los no nombrados, que estos artistas son muy picajosos. Y a la pintura podíamos añadir cerámica, escultura, fotografía o alguna peli de Giménez Rico, como la de El Hueso. Para museo de armas, pues no, porque las armas mejor están enterradas. Su destino como hotel sería también muy digno.

Como ven, con un poco de imaginación se solucionan los problemas. Lo que ya no es posible es dejar un edificio entero para que unos cuantos sargentos de paisano pasen en él las mañanas de los días laborables. No parece elegante. Facultad de Medicina. Diario de Burgos. 3.6.08

11 comentarios:

Mafaldia dijo...

Yo aporto mi granito de arena, y si tienen a bien el reconvertirlo en una nueva biblioteca municipal toda elegante ella, ¡adelante!, la biblioteca pública del Estado se está poniendo de Largo hace años con la remodelación del antiguo hospital de San Juan tralaritralará, el Estado y la Administración central tienen pasta gansa, el ayuntamiento anda achuchao, tanta descentralización no trae más que problemas, duplicación de funciones, y demás gaitas... soy galleguiño vengo de lugo traigo la.... tiriliiririr

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Me apunto a lo de Museo de Artes Plásticas, con salón de conferencias y sala de exposiciones temporales. Magnífica idea.

Merche Pallarés dijo...

¿No podría servir para la facultad de medicina?
Me he reido mucho con tu post, como siempre pero se echa de menos tus comentarios en los otros blogs (en el mio haces muy pocos) ¿qué pasa? Besotes, M.

manzacosas dijo...

Hola, MERCHE. No servíria en absoluto. Puede entrar un museo, que sería lo ideal, o convertirlo en hotel, pero nada más. Tienes razón en lo de la parquedad de mis comentarios. Me corregiré. Y sabes que tu blog me gusta. Un saludo

manzacosas dijo...

Hola, MAFI. Cómo barres para casa. ¿no te da vergüenza, con la cantidad de necesidades que tiene el pobre Ayuntamiento? Debieras ser más generosa.

Pues sí, PEDRO. Sería un destino ideal. Un saludo y gracias

BIPOLAR dijo...

A pesar que de lo que propones lo que más me atraen son las artes plásticas y escénicas,

creo que el uso más apropiado -ya que no tenemos en Burgos y en invierno apetece pasar calor- es una casa de baños turcos y romanos, y baños españoles (que a algunos les hace mucha falta)..

manzacosas dijo...

Hola, BIPO. Pues sí, parece que el personal se decanta más por lo de las Artes Plásticas, ya que de lo otros hay más cosas.

¿Burgaleses al agua? Antiguamente había una casa de baños públicos, creo que en San Juan o La Puebla, y la quitaron. También había hace un siglo en todos los pueblos la costumbre (era obligatorio) de que el personal se bañase una vez al año. Con separación de sexos, claro. Tengo localizada una de esas bañeras antiguas. La pena es que no me la quise traer a casa y eso que tuve la oportunidad. El viernes bien, ¿eh? Manza

PILAR dijo...

Pues yo, me inclino para hotel, enfrente del hotel Norte y Londres, porqué no.
O bueno para lo que sea, pero sí es una vergüenza que se utilice para otras cosas que no tienen sentido.
Me hace gracia tu empeño por la Facultad de medicina.

Caelio dijo...

Manza, permíteme que te declare blogger castizo por méritos propios y dicho sea con cariño.

El Excelentísimo tiene una buena papeleta con el plan de centros cívicos. No hay sitio/espacio/parcela/edificio disponible para cubrir la zona centro.

Y para dignificar los estamentos propios tradicionalmente burgensis en Gamonal tenemos una calle. Os llevamos la delantera en eso.

Exiliado dijo...

Pues mira por donde a mi se me ocurre que siendo, como fue, uno de los puntos clave de cuando aquello de la guerra incivil, bien pudiera servir, ahora que lo de la memoria historica esta tanto de moda, como museo de la misma, albergando archivos, salas de estudio etc para quienes quieran empapuzarse con ese capitulo de la Historia de España
Un saludo

manzacosas dijo...

Hola, hola.

PILAR. ¿Para hote? Dije que sería salida digna, pero estoy más con PEDRO, de destinarlo a Museo de Artes Plásticas.

¿Que por qué me empeño en la Facultad de Medicina? Sencillo, porque las ciudades se construyen hacia generaciones futuras, y no a esas fatuidades y vanidades de títulos que no sirven para nada. Mira Valladolid, mira Salamanca: tienen universidades hace muchos años y ahí están.

Amigo EXILIADO. Discrepo. Meter en ese edificio cualquier tema relacionado con los militares, sea lo que sea, supondría exaltar a perpetuidad el espíritu (si es que lo hubo) de la rebelión miltar del 36. ¿Alguien ha pensado por qué no lo sueltan, por que´ni siquiera quitan las vergonzosas placas de que le han dotado?

CAELIO. Muchas gracias por nombrarme lo que sea, pues ya sabes que cualuier título o nombremiento halaga la vanidad del susodicho, en ese caso yo. Y tienes un coña de mucho cuidado (vaya estatua más fea la de la calle Santa Bárbara) Pero, ojo, que Juan XXIII era acifista y el actual es teutón beligerante.

¿Centros cívicos? ¿No sabes del afán depredador de los funcios municipales? Todo lo que se les ponga por delante se lo comen, incluídos edificios, todo a su mayor honra, gloria y comodidad, Y los centros civicos deben estar, en mi opinión, en el corazón de los nuevos barrios que se han creado.

A todos gracias. Un saludo.