domingo, 20 de abril de 2008

PROFESIONES CURIOSAS

PROFESIONES CURIOSAS

No eran buenos tiempos para nosotros. Recesión económica, precios por las nubes, hipotecas al 16% y, sobre todo, dificultades para encontrar trabajo o, como entonces se decía, para “situarse”. Pero poco a poco fuimos saliendo adelante. Uno en seguros, otro en el comercio, otro en contabilidad, otro en banca, otro en profesión liberal, bueno, que nos íbamos colocando.

Pero había uno que se quedaba atrás. Era culto, leía mucho, siempre vestía bien, pero no acababa de colocarse. Y como pasaba el tiempo y empezaba a preocuparnos, un buen día pensamos que había que inventar algo para él.

A alguien se le ocurrió una profesión nueva: la de Haleador. El Haleador tenía que ser un señor que, bien vestido y con modales suaves, acompañase a los obreros en el autobús que a primera hora les llevaba al curro y que, al llegar a la fábrica, adelantándose a todos, se subiese arriba de las escaleras y a medida que salían los obreros del autobús y se acercaban a la puerta de entrada de la fábrica les dijese con voz poderosa: Hale, hale..., a trabajar.

Pero como aquel trabajo era sólo para la mañana de los días laborables y no podía estar bien pagado, para complementarlo inventamos otro oficio: el de Jesusero. El Jesusero tenía que ser un señor que, bien vestido, discreto, educado, acompañase siempre al ejecutivo de turno a una distancia prudencial, como de dos o tres metros atrás y a la izquierda, y cuya misión consistiese en que cada vez que el ejecutivo estornudase, el Jesusero simplemente dijese: Jesús.

Bien. Propusimos a nuestro amigo que aceptase el desempeño simultáneo de ambas profesiones y el muy ingrato nos mandó a... (aquí la imaginación es libre) y no aceptó nuestra propuesta, pese a lo razonable de la misma y a la buena intención que nos guiaba.

Y hoy, a toro pasado, y mirando hacia atrás sin ira, vemos que todos nosotros estamos bien colocados, casaditos, con la hipoteca pagada, jubilados unos, a punto otros, etc., menos el Haleador-Jesusero que en mala hora despreció el desempeño de los oficios que le propusimos los amigos y que ha terminado en una especie de asilo, todo por no aceptar aquellos trabajos. Mala suerte, pero la culpa no es nuestra. Qué le vamos a hacer.

11 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

MANZA ¡Qué gracioso eres! El Haleador y el Jesusero pues que pena que no siguiera adelante con esos trabajos tan cómodos, además teniendo luego tiempo para ir a Lerma a comerse un buen cordero... Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Si es que hay gente desagradecida. Quizá le hubiera gustado el empleo de YALODECÍAYO.

blogochentaburgos dijo...

hala hala¡¡¡¡a seguir atinando con tus perspicazes visiones de la especie humana

PILAR dijo...

Me ha encantado,
me he reído en alto, y todo.
Es genial.
Haleador y jesusero.
Pues "pamí" que de estos hay muchos.
No sé porqué me he acordado de
los incas, los mayas y los aztecas que son las especialidades de algunos funcionarios, ¡qué poco original soy! No sé qué será de sus vidas.
Un abrazo Señor Manzacosas.

Ladylibrarian dijo...

Esas sí que son unas profesiones con salida: siempre habrá obreros alos que jalear y ejecutivos a los que acariciarles la chepa ¡mira que no aceptar! este chico no tenía visión de futuro

BIPOLAR dijo...

Creo que hay oficios peores aunque depende emiratos, mejor pagados.
En "El príncipe de Zamunda" el susodicho tenía dos "limpiadoras del pene real" cepillico suave en ristre.

Hala, hala, todos muertos de envidia.

¡Jesús! si con lo poco que ganáis no os lo podéis permitir.

manzacosas dijo...

Hola, MERCHE. la verdad es que fue una pena, porque luego se quedó sin nada. Lo curioso de esta historia es que es auténtica.

PEDRO. No se me pasó por la cabeza lo del YALODECÍAYO, pero le hubiese ido a la perfección.

BLOG80. Gracias por tu elogio inmerecido.

DOÑA PILAR. A montones les hay, sobre todo últimamente entre políticos. La cantidad de trepas y tiralevistas que veo... Es horrible

LADY...Pues no, no tuvo visión de futuro. Cierta es la historia y el buen hombre se limitó a vivir como un vegetal.

BIPO. Eres mala, pero que muy mala. Irás al infierno...

Un saludo a todos y gracias por vuestra atención

Mafaldia dijo...

El de abrepuertas, prestapañuelos, invitacopas, esto para mañana esta hecho, el que más me gusta es el que ha dicho Pedro ESOLODECIAYO, y los yayás...
ya,ya,ya... aquí todos somos ingenieros.
A LERMAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!

Macacolandia dijo...

Otro oficio muy famoso es el de traidor... trae esto, trae aquello.
Y otro oficio inventado es el de ministerio de igualda, que igual da que exista que no.
saludos.

Francisco O. Campillo dijo...

Muy buen post.
Por cierto, mira que despreciar semejantes chollos.

manzacosas dijo...

Hola, MAFI. Pues ya ves que hay variantes sobre el tema. Y tienes razón, el mejor es el de PEDRo, es de YALODECÍAYO. Lo oigo continuamente.

MACACO. Muy oportuno el de traidor, trae esto, trae aquello...

CAMPI. Pues sí los despreció. Es caso es que pensábamos, medio en broma medio en serio, que si se hubiese arrancado con algo algo hubiese hecho, pero no... locuyo era vegetar.

Un saludo a todos y gracias