domingo, 27 de abril de 2008

EL SERENO

EL SERENO

Otra profesión desaparecida. Sereno... Va... Se oía en la noche, en la burgalesa, en la madrileña, en la valenciana, en todas las noches de todas las ciudades de este bendito país en el que vivimos.

La historia de los serenos viene relatada en ese maravilloso artefacto de consulta que es Google, y el que quiera conocerla pues que vaya allí.

Pero me refiero a los que conocí, cuando en la fría noche burgalesa éramos dos gatos los que salíamos al cine por la noche, cuando se podía ir al cine con tranquilidad, cuando no había ruidos, ni siquiera relojitos de los que sonaban, y no digamos palomitas. Se veían las pelis enteras, sin molestia alguna, y cuando terminaba la sesión, a casa. Y al llegar a casa a llamar al sereno, para charlar con él, para hacerle compañía durante un rato en su larga noche, a lo mejor por darle una propina, pues todos llevábamos la llave del portal y no le necesitábamos. Pero nos alegraba saludarle. Con sus llaves, su guardapolvos, su chuzo, su linterna y su silbato, el sereno vigilaba la noche burgalesa.

El mío se refugiaba en invierno en el Diario de Burgos, donde hoy está la Once, y salía presto cuando se le llamaba. Los bares cerraban pronto, no había incidentes, ni borrachos, ni apenas circulación. Siempre le preguntábamos por su familia, por su ronda. Era atento, cordial. Se retiraba sobre las 6 de la mañana, y ayudaba a dejar los paquetes de periódicos en los portales y entradas de las tiendas.

El sereno desapareció. Y esa historia es curiosa. Resulta que dependían del Sindicato (vertical) de Actividades Diversas, en el que estaba de Presidente Nacional el amigo García Carrés, único civil descubierto como implicado en el golpe del 23-F, a quien en la época inmediatamente anterior a la muerte de Franco se le ocurrió que había que armar a los serenos para “hacer frente a la delincuencia”, lo cual era una aberración de padre y muy señor mío, que pronto fue cortada por los mandos policiales de entonces al entender que era una cuestión de competencias, pues la poli estaba para lo que estaba (o sea para vigilar a los españolitos) pero no podía permitir que otros le pisasen su terreno. Al desparecer los de Madrid desparecieron los del resto de España, pues aquí se copia a Madrid como si fuéramos tontos, que lo hemos sido. Total, que nos quedamos sin serenos, y ahora resulta que les echamos de menos. Qué le vamos a hacer.

11 comentarios:

manzacosas dijo...

Hola. Primer comentario el mío, pero es solamente para avisar de que el MANZA va a estar unos días fuera y no os va a atender hasta su regreso, pero podéis decirme lo que queráis, eso sí, guardándome la debida consideración, o sea que si me tratáis bien os trataré bien. Y si no, pues también, que uno es así. Un saludo a todos con cariño

BIPOLAR dijo...

Claro te piras y nos dejas a este buen hombre que está más seco que la mojama al cargo de todo. No me parece que muestre ningún interés en abrirnos la puerta.

Se me ha ocurrido que si el sereno estaba de buen ver (aunque a esas horas no se viera) pues a lo mejor se podía ir uno de copas con él ¿no?. Dejando al cargo de la puerta al marido.

Bueno, cuando vuelvas nos informas de las chuletillas, digo de las chocolatinas del sereno que conociste.

Merche Pallarés dijo...

Siempre estás de viaje... qué entrañable tu historia de los serenos. Recuerdo en Madrid, salir de casa de mi cuñada en Juan Bravo con mi hija Fatima a las 24:00 e ir andando hasta nuestra casa en Claudio Coello, saludando a todos los serenos que nos encontrábamos por el camino. Besotes, M.

Mafaldia dijo...

Creo que personalmente nunca conocí al sereno o no me acuerdo, pero me encantaría que siguieran existiendo, se les echa de menos por las noches oscuras y frías, entra un poco de miedito y me encantaría gritar SERENOOOOOO si surgiera algún problema, ahora sólo queda rezar para que no te asalte un desalmado y si no queda otra gritar EL DEL TERCEROOOOOOOOO QUE ME MUEROOOOOOOOOOOOOO.
Amalia = Mafi.

PILAR dijo...

Otra vez, ¡joder! cómo vive el Señor Manzacosas, sí señor.
Pues yo, a pesar de mi juventud (gegege) recuerdo una vez en la antigua Calle General Mola, hoy Calle Progreso, ver a uno, yo era muy cría, no sé de dónde veníamos, pero sí, alguien dijo aquello de "¡Serenooooo!" y vino un hombre sacó un manojo de llaves y nos abrió la puerta.

Por cierto, en lo que se refiere al comentario del cine, me has recordado a mi padre. Se ha tragado cine a mogollón, y dice que desde que inventaron las palomitas, no vuelve. Se lo lleva a casa.
Saludos, y espero que usté lo haya psado bien en su viaje. ¿Ha comido cordero?
Bueno, habrá que ir pensando en la cita esa que dice la bipo, pero a ver si conseguimos que haya paridad de blogueros y blogueras.

Ladylibrarian dijo...

Yo nunca conocí ni ví a ninguno, pero he crecido con las "historias de serenos" que me contaba mi padre, que era muy aficionado al trasnoche y a la juerga antes de casarse y lo mismo alternaba en Burgos, que en Logroño, que en Vitoria... en fin, un auténtico parrandero que también los echó de menos cuando desaparecieron.

Cómo te lo pasas Manza, y si es por favorecer la paridad que propone Pilar yo me apunto a la próxima. Un saludo

PILAR dijo...

Señor Manzacosas, qué pasa que usté se ha retirado como los serenos, ¡¡que nos debe respuesta a los comentarios!!!
saludines, y hasta la vuelta que yo también me voy

manzacosas dijo...

PILAR, que sí que estoy contestando. Buen viaje y hasta la vuelta. ¿Es Ibiza el lugar de destino? Es que eso me da mucha envidia. Soy envidioso y no lo niego. Un saludo con cariño

PILAR dijo...

¡Qué coño a Ibiza!
Me he ido a Urueña, haré una entrada en mi blog.
Lo de Ibiza es para junio, no se preocupe usté que tendré a toda mi audiencia informada.
Besos.

manzacosas dijo...

Hola, PILAR. No pasa nada. Urueña es bien bonito. Y si escribes algo de Urueña te quedará bien, porque escribes bien. Pero en junio, con Ibiza, y al lado de la Pallarés, quiero ver tus impresiones. Ya verás qué isla más fantástica. Un saludo con cariño

PILAR dijo...

No se crea usté Señor Manzacosas, que he hecho la entrada, y parece que últimamente estoy un poco pobre como escritora, al menos yo no estoy muy contenta. Pero loseguiré haciendo. Es genial esto de los blog, porque ayer cuando hice la entrada de "suspense", resulta que la Pallarés se pensaba que me iba a comer cordero contigo y con Pedro, La Bipo no sé qué historia se ha metido en la cabeza que dice que mañana va a ver un bombazo...cada uno con sus cadaunadas. Por cierto, Urueña, preciosa.