viernes, 11 de julio de 2008

UN NUEVO MERCADO

UN NUEVO MERCADO

Por fin algo nuevo, diferente, en la Plaza Roja, la del Gueto, por fin alguien tuvo una idea feliz, por fin se ha dedicado a su primitivo uso, el de mercado. Y es que los días 13, 14 y 15 de junio se llenó de coches usados que había que vender a fin de ayudar a los pobres concesionarios que tienen stock de usados y no saben darles salida, o sea que no saben bajar los precios.

Y así montones de coches en la Plaza Roja, en el Espolón, en la Plaza de la Libertad, etc. El caso es que eso empezó bien y el primer día era amable y bonito, pero llegó al día siguiente un descendiente de Henry Ford, ese que se forró con el modelo T, instaló su tienda de campaña en el centro de la Plaza Roja y, en vez de usar señales de humo, y quizás para demostrar que se ha modernizado, instaló unas torres de esas de las de meter ruido a puntapala. Escamado, envié a uno de mis espías para que me informase y me dijo que no solamente Mr. Ford, sino doña Mercedes y un japonés, un tal Muchibichi (o algo así) también metían un ruido del copón desde el mismo sitio. Niños asustados, abuelas gritando y ventas que los demás no podía cerrar a causa del ruido. Horroroso.

No podía ser, me dije, y dije a otro espía que fuese a cerciorarse y me dijo que lo que ocurría es que la concesión alemana, la japonesa y la yanqui eran todas de la misma familia, de donde se deduce que debe tratarse de una familia muy alegre y jacarandosa. Seguro que en su casa son totalmente verbeneros.

Con lo cual, y puesto que la próxima va a ser de tractores usados que los agricultores ponen a la venta a causa del precio del gasóleo, la siguiente de cabezas tractoras de transportistas, la siguiente de grúas usadas de la construcción antes de que se oxiden, y así sucesivamente, voy a lanzarme a la actividad mercantil y a instalar un puesto de churros detrás de la estatua del Carlitos para suministrar churros a las tabernas de la zona. Luego pondré una máquina automática de chocolate para tomarlo con los churros y más tarde un par de mingitorios automáticos para que la gente se alivie y cuando los jóvenes ediles del alcalde, esos consentidores, se enteren, pues ya me habré forrado Eso sí, prometo no meter ruido y dejar un pasillito para que puedan entrar los vehículos de emergencias, de residentes, taxis, etc. Lo prometo. Facultad de Medicina.

8 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

¡Corre Manza! Pon el negocio de los churros. Seguro que te forras. Besotes, M.

Mafaldia dijo...

Facultad de medicina!!!
Qué hacha! si las inmobiliarias, constructoras, promotoras... bajasen los precios indecentes de los pisos los iban a vender a base de bien, pero ahí siguen, marcándose faroles y agarrándose a la quimera de seguir engañándonos... el juego de marcar faroles lo están haciendo todos hasta las rebajas de la ropa y el calzado, en todos sitios oyes que van a hacer descuentos agresivos para compensar la bajada en las ventas, MENTIRA COCHINA!!! nos están tomando el pelo por todas partes... ME ENFADÉ. :(

Raúl Urbina dijo...

Eso, primero lo usamos para vender coches. Luego hacemos un mercadillo perpetuo, 24 horas al día 7 días de la semana en todas las plazas y paseos (se admite también que nos pongan un puesto en el salón de nuestra casa), posteriormente los vendedores de gominolas reivindicarán el mismo derecho que el de los vendedores de autocarros y, así sucesivamente, los gremios de la chufa valenciana, algún constructor exhibiendo sus pisos piloto, los vendedores de mantas zamoranas, la agrupación de sex shops europea. Si se lo permitimos a los coches, ¿por qué no se lo permitimos a los demás? Y no, no soy partidario de que se amplíe el espacio de la Plaza San Juan: así cabrían más coches.
Ver eso me ha recordado el pasado, cuando estas plazas tenían los coches de verdad, en uso, y fea y pésimamente aparcados.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Querido Manzacosas, te olvidas de los puestos de venta de políticos usados. Creo que están de saldo.

Fernando Manero dijo...

Si ya lo decia mi tía, cuando les abre un poco la espita en la Plaza Mayor de Burgos y aledaños, al final todos creen que pueden hacer de ella lo que les dé la gana. Me imagino la cara de los de los coches usados cuando aparecieron los de las transnacionales del motor marcando paquete. ¡Qué barbaridad!. Me imagino a Don Carlos, el Tercero, invocando a Campomanes para que pusiera orden en tamaño dislate y volviera a reinar de nuevo el orden del polisón en el espacio donde los burgaleses de pro simbolizan aquello de la "tierra sagrada donde yo nací". Hiciste bien en enviar a los espias, que dejarian constancia del atropello, y nunca mejor dicho. Pero que no remoloneen: que levanten acta y que lo hagan llegar a los ediles que tanto desvelos ponen en que Burgos siga siendo lo que siempre ha sido: un portento de moderación y un baluarte contra la foraneidad indecorosa. Hay que estar preparados para cuando vengan las hormigoneras, las gruas de 200 metros y la caballería montada del Canadá, pues por ahi van los tiros de la motorización de la Grande Place. Muy bien la iniciativa que para contrarrestar tanto barbarismo te ha llevado a montar los tenderetes de churros, chocolates y demás delicias. Mas te diré que no dejan de ser fruslerías ante tanta amenaza. Lo mejor será brindarles unas buenas raciones de morcilla de Cardeña, con tinto recio de la tierra y, si se tercia, unas dosis respetables de morros, orejas y olla podrida a tutiplén, para que, una vez se hayan saciado y estén durmiendo la mona, sacar a los danzantes, echar a los del motor, cercar la plaza y recuperar la silueta imborrable y universal de los Gigantillos. Me parece bien lo de Medicina para Burgos y lo mejor para su Universidad en su nueva etapa.

manzacosas dijo...

Hola a todos. Voy a rifar un pirulí de menta entre quienes adivinen qué se esconde detrás de tanta actividad en la Plaza Mayor. Ánimo y a por él.

MERCHE. Una churrería en el centro de la ciudad sería un negocio estupendo, pero no lo autorizan los mismos que consienten toda clase ce barbaridades.

MAFI. Toda esa gente que citas no va a bajar los precios de los inmuebles. Aguantarán como han hecho en otras ocasiones, pero, eso sí, lloran como magdalenas. Se nota su crisis en que han bajado los pedidos de yates de lujo, pero nada más. Y claro que siguen tomándonos el pelo, pero no te enfades.

RAÚL. Totalemente de acuerdo. Y estoy por decirte que tal y como se desarrolla la gestión de los espacios acotados al tráfico urbano, sería preferible que los abriesen de nuevo. solo te pongo dos ejemplos, las calles de la Moneda y de Almirante Bonifaz. Las han matado. En cuanto el Corte Inglés se marche de ahí, a enterrarlas.

PEDRO. Los políticos usados saben que no valen ni para saldos. De ahí que se aferren al cargo como locos.

FERNANDO. Imagina por un momento la Plaza Mayor de Valladolida llena de coches con un ruido insoportable durante tres días.

Citas el Himno a Burgos. ¿Sabes que eso de "tierra sagrada donde yo nací" es el principio de un himno escolar? Más tarde fue adoptado como el de Burgos.

Ojo con mis espías. Les tengo por todas partes, y además no cobran. Por eso son fiables.

Por cierto, también dan morcilla, pero ya en plazas cercanas.

Y sobre la Facultad de Medicina, Burgos está perdiendo una oportunidad de oro. Basta con que el Ayuntamiento adopte un acuerdo
exigiendo su creación para que salga adelante. Es el mismo partido el que gobierna el Ayuntamiento y la Junta, y esto depende de la Junta. Pero no lo van a hacer. Prefieren eso que llaman capitalidad cultural, o sea humo, y así distraen al personal. Cosas veredes.

Un saludo a todos y gracias. Manzacosas

BIPOLAR dijo...

A mi me ha gustado el Abuelo Muchobicho, haciendo karate con Paco Martínez Seat.

De baratos nada. Ofertas mejores en los propios polígonos industriales.

No nos cuentas nada de la terraza que se está extendiendo poco a poco hacia el otro lado..... es como una plaga... llega ya hasta la línea del medio.

manzacosas dijo...

Hola, BIPO. Tú no faltas casi nunca, lo que me reconforta en mi ánimo peregrino (vaya bobada). A lo que iba. Tienes razón, los coches no eran nada baratos.

Y la terraza esa es de un par de pájaros a quienes conozco, y por eso sé que son un par de pájaros. Un saludo. Luego te fisgaré, o sea a tu blog. Manzacosas