sábado, 9 de febrero de 2008

AYUDAR A LA NATURALEZA

AYUDAR A LA NATURALEZA

Por sabia que sea la madre Natura, siempre precisa de la ayuda del hombre. Y no solo para reponer árboles, encauzar ríos, aflorar manantiales, cultivar cereales, esas cosas que nos sirven para vivir y disfrutar.

Hay que ayudarla en otros temas. Si en la madre Natura el ser humano tiene un límite vital a partir del cual desaparece, es preciso que la ayudemos en ese empeño para acelerar algo que de todas formas va a suceder, simplemente la muerte.

De ahí que, de cuando en cuando, la ayudemos con diversos métodos. Por ejemplo, en las guerras de moros y cristianos uno de los dos bandos debía prevalecer sobre el otro, y al no convencer al contrario (ni siquiera se hablaban), lo mejor era hacerle desaparecer y así eliminar obstáculos en aras de la hegemonía de la civilización verdadera (si de paso nos quedábamos con sus tierras, mejor, pues así servían al noble fin que nos empujaba). Ocurrió también en la llamada evangelización en tierras americanas. Ocurrió con nuestra (no solo nuestra) afamada Inquisición. Ocurrió en la Revolución Francesa, en la Gran Guerra, en la segunda guerra mundial, y sigue ocurriendo hoy en varios sitios cercanos a nuestra amada Europa, que suelen estar situados en Oriente Medio, donde si hay algo de petróleo que puede ser explotado en aras de la civilización occidental (o sea bolsillos de unos pocos), es por pura casualidad. Y si mueren unos cuantos niños es también por pura casualidad, pues no debían haber estado allí.

El planteamiento es simple. Yo pienso de una manera y tú de otra. Al no ponernos de acuerdo, es evidente que uno de los dos sobra, con lo cual antes de que tú me ayudes a anticipar mi cantado final, prefiero ayudarte yo a tí. Y si de paso me dejas tu herencia, mejor, y si no me la dejas, no te preocupes, que ya la cogeré yo salvo que tus herederos me la dejen voluntariamente a la vista de mis contundentes argumentos.

Y todo ello, como digo, movido por el afán altruista de ayudar a la madre Natura anticipando el final del ser humano que, de todas formas, iba a morir igual. Eso sí, cuando muere se le entierra con honores (sin pasarse), se pone en su tumba una cruz, o una media luna, o una estrella de David, o algún otro símbolo de la ideología que sea que nos empuja al exterminio, y que siga la vida. El muerto al hoyo, y el vivo a su herencia. Y si es posible a su petróleo. Diario de Burgos 31.8.06

6 comentarios:

mafaldia dijo...

Pues va a ser cierto que vivimos en una selva y que nosotros somos los más fieros, capaces de cosas increíbles, espeluznantes e inimaginables en la propia naturaleza.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Vale, pero qué mal abono le damos a la pobre Naturaleza, qué mal abono.

manzacosas dijo...

Hola, Pedro. Me pregunto si la naturaleza humana no es así desde que se aposentó en la naturaleza madre. Y me temo que es así. Es impresionante lo que se hace en base al dominio del hombre sobre el hombre. Hasta matan. Un saludo

manzacosas dijo...

Pues sí, Mafaldia. Así es. Los animales matan para sobrevivir y es puro instino. Nosotros somos capaces de matar para dominar y, en muchas ocasiones, para hacernos con los bienes ajenos. Lamentable, pero cierto. Un saludo

Francisco O. Campillo dijo...

Sin embargo, hay cosas que sí cambian.

Hoy vemos como millones de personas dedican una parte de su tiempo a los demás de manera altruista, por ejemplo.

Así que no es igual de reprobable la actitud de cristianos y musulmanes cuando se zurraban de lo lindo en la Alta Edad Media -y no tenían otro referente- que la de los fanáticos de hoy en día. Ahora, hay menos disculpas.

manzacosas dijo...

Hola, Campillo. Gracias por tu comentario, que me hace pensar. Sí es cierto que hoy existe un mayor altruísmo, sobre todo en la gente joven, y menos en los mayores. Opino también que el fanatismo de hoy se arrastra históricamente y en él influyen mucho las diversas religiones. Pero creo que no hay disculpas para lo de entonces y menos para lo de ahora, en una época en la que hay una mayor capacidad de adquirir conocimientos y de transmitirlos.
Un saludo. Manzacosas